Intelligent testing, ¿Llega una nueva era?

Introducción

A través de un tweet de Lisa Crispin, llegue a un artículo del blog de Mabl, en el que hablaban un poco sobre el concepto de “intelligent testing”.


En este artículo me gustaría repasar los cuatro principios que se tratan del Intelligent testing. Si bien es cierto que el video del blog habla sobre cómo lo aplican a través de Mabl, intentaré ser agnóstico al producto.

¿Qué intenta resolver «Intelligent testing»?

Para entender el concepto de intelligent testing, creo que es necesario conocer los “defectos” del testing convencional (vamos a llamarlo así).

En mi opinión el testing convencional estaba pensado y muy acoplado a las metodologías de desarrollo convencionales. Con la entrada de las metodologías ágiles, el testing ha sufrido ciertos cambios intentando adaptarse, pero no siempre con el éxito que debería.

Esto ha provocado que el testing llegue a ser el cuello de botella del sistema de CI/CD. Para evitarlo y poder implementar el testing dentro de las metodologías ágiles, en muchas ocasiones se ha tenido que crear estrategias de testing muy acopladas al sistema de CI/CD, lo que tampoco es del todo correcto.

Creo que la evolución del testing siempre ha estado por detrás del desarrollo, cuando debería ir de la mano. También creo que gran parte de la culpa la tenemos los testers y QA/QEs que nos hemos ido adaptando al código y a la tecnología, en vez de estar a la altura. Debemos ser más preventivos y menos reactivos. Todavía nos queda mucho por aprender.

Lo que intenta el “testing inteligente” es básicamente eso, dejar que el testing sea el cuello de botella de nuestro desarrollo, y para eso se basa en cuatro principios.

1.º principio: Adaptarse a los cambios

Uno de los grandes problemas de la automatización, son los falsos positivos. Cuando lanzamos la suite de pruebas podemos encontrarnos con una gran número de fallos que tendremos que analizar, ya que seguramente un porcentaje de los fallos sea debido a falsos positivos.

Algunos falsos positivos vienen dados por cambios en el código que hacen que nuestro test falle, sin que en realidad sea un fallo de la aplicación. Esto suele ocurrir mucho en el caso de las pruebas de UI.

En las pruebas UI, nuestro test está acoplado a los componentes con los que interactúa, lo que hace que el test sea altamente sensible. Cuando por alguna razón el xpath o el selector del componente cambia, nuestro test falla. No quiere decir que sea error de la aplicación, es un caso de falso positivo.

Tenemos que adaptar manualmente el test y volverlo a lanzar. Esto supone una inversión de tiempo alto, por lo que somos un cuello de botella.

Lo ideal sería que el framework de testing sea lo suficientemente inteligente como para identificar el problema (un cambio del selector, en el caso anterior), identificar el cambio, probarlo y hacer los cambios en el test, de las forma que las siguientes ejecuciones vayan correctamente.

Claro, esto es relativamente “fácil” en las pruebas de UI. Pero qué ocurre si realizamos otro tipo de pruebas funcionales o de performance (porque recordemos que podemos integrar las pruebas de performance dentro de nuestro CI).

En estos casos no lo veo tan claro que sea tan fácil de adaptar el test. Supongamos que realizamos pruebas funcionales de API, lanzamos las pruebas y fallan debido a un cambio de contrato. Entiendo que si tenemos los contratos definidos y actualizados o hacemos uso de contract testing, podremos adaptar nuestros tests basados en esas fuentes de conocimiento.  

En el caso de las pruebas de rendimiento, debería depender de qué tipo de pruebas o sobre que se lancen (UI, API etc.), y adaptarse.

Otra opción que se me ocurre sería disponer de un sistema inteligente que “analice” los cambios y notifique o haga los cambios pertinentes en las suites de testing, sea del tipo que sea, funcionales, performance…

2.º principio: Testing desde el Cloud

 

Otra forma de reducir el tiempo de ejecución de las pruebas es la ejecución en paralelo. Las plataformas Cloud nos facilitan este hecho, ya que podremos disponer bajo demanda o escalar el número de ejecuciones y entornos sobre los que queremos lanzar las pruebas.

En el caso de las pruebas funcionales podremos reducir considerablemente el tiempo de ejecución, debido a que dividiremos las pruebas por el número de “ejecutores”.

En el caso de las pruebas de rendimiento podremos aumentar la carga o el número de usuarios virtuales sin penalizar el gestor de carga.Al lanzarlo sobre sistemas cloud podremos beneficiarnos de los servicios de estas plataformas, como sistemas de análisis (para analizar los resultados), heurísticos etc..

Cloud testing

 

3.º principio: El output debería ser más afirmativo y resolutivo

Como he comentado en el primer principio, tras terminar las pruebas, hay una fase de análisis de resultados. En muchas ocasiones (por no decir en la gran mayoría), cuando hay fallos, los resultados no son del todo claros y nos toca invertir tiempo en ver cual es el problema.

Esta inversión de tiempo, una vez más, nos lleva a ser un cuello de botella para los resultados, y en otras ocasiones a que se nos escapen bugs, debido a la falta de atención que ponemos en su resolución.

El que las pruebas den un output con la información necesaria (ni exceso, ni defecto) y esa información llegue a ser resolutiva, es tan importante como unos buenos teses. De nada sirve tener un test perfecto, si los resultados no son lo suficientemente informativos.

Hoy en día sacamos trazas (en ocasiones excesivas) y screenshots (en ocasiones confusos), pero no es suficiente para reducir el tiempo de análisis de los resultados.

Bajo mi punto de vista, tenemos que invertir muchos más esfuerzos en mejorar este punto. La parte buena es que los sistemas heurísticos y de machine learning cada vez están más avanzados, y creo que de alguna forma podremos integrarlo con el testing.

Creo que sería interesante disponer de un output inteligente, donde en base a los resultados obtenidos, comparándolo con una fuente de conocimientos de otros resultados anteriores y los cambios realizados, podamos dar unos resultados, no solo con buena información, si no, con el problema detectado y parte de su resolución.

4.º principio: Testing integrado en el CI

Este último principio creo que es el que está más integrado. Actualmente hay pocas empresas que no tengan el testing integrado en el sistema de CI/CD. Ya son muchos sistema de CI que disponen de plugins para muchos frameworks de testing.

El problema es que si no se cumplen los otros tres principios, el testing seguirá siendo el palo en la rueda del CI.

Conclusiones

El testing inteligente es un muy buen concepto que acerca cada vez más la posibilidad de estar a la altura de la evolución del desarrollo, creo que todavía queda por evolucionar varios aspectos, pero es factible, lo que es muy buena noticia.

Parte de esa responsabilidad recae en los testers y QA/QEs que creo que necesitamos una evolución como concepto y rol. No podemos seguir anclados en el probar el software, ni en la idea idílica de “garantizar la calidad”.

La tecnología de hoy en día, el cloud, la heurística, nos permite dar un paso más adelante y ayudarnos a anteponerse a los errores, más que encontrarlos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *